¿Otra vez, Aridai?

Los grandes jugadores deciden partidos. Salvo casos puntuales, los duelos importantes se resuelven por genialidades o individualidades de aquellos que han sido tocados por la varita mágica del fútbol.

Pero no todo es fantasía en la élite del balompié. A veces, estos genios no tienen el día. Pierden un balón que supone un gol en contra, despejan a los pies del delantero o, simplemente, no toman el camino correcto en el medio segundo que tienes para pensar de cara a la portería. Continuar leyendo «¿Otra vez, Aridai?»