Rojo y Negro es mi corazón: Una mirada apasionada sobre la historia reciente del RCD Mallorca.

Si en una mañana soleada como la de hoy , te plantas con riesgo de tu integridad física en el centro del solar decrépito que en el corazón de muchos se sigue llamando “Luís Sitjar”, con sus venerables piedras carcomidas por toda clase de vida vegetal, aguzando el oído podrás todavía escuchar un rumor de gritos de alegría que han viajado en el tiempo desde 1969, desde aquel ascenso -efímero- a Primera, o desde el verano de 1989 cuando Gabriel Vidal marca en la prórroga y nos devuelve otra vez a la División de Honor.

Oirás también gritos de rabia e intuirás el sabor salado de las lágrimas porque -el túnel del tiempo nos ha llevado ahora a un año antes, 1988- el Oviedo nos acaba de condenar al que en este momento parece nuestro hábitat natural: la 2ª División. Deslumbrado por el Sol te parecerá ver internarse en el área a Dominguez, a Eto´o, oír a Vulic y a Fradera abroncar a sus compañeros de zaga para que salgan más rápido. El hombre del marcador sube una y otra vez un gol, a veces de Milosevic, a veces del exquisito Diego Tristán, mientras en las gradas despobladas y en peligro de derrumbe total resuena un rugido creciente: “Mallorca, Mallorca”, gritos que en tu imaginación se mezclan con la megafonía anunciando el entrañable “Laccao”.

Continuar leyendo «Rojo y Negro es mi corazón: Una mirada apasionada sobre la historia reciente del RCD Mallorca.»