Som Fills d’es Sitjar

Dolor, pena, lástima, nostalgia, añoranza, envidia… estos son algunos de los sentimientos que pasan por los corazones mallorquinistas. Llegó el día, el Ayuntamiento de Palma ha anunciado el inicio del derrumbe del Lluis Sitjar este miércoles. Para quien no lo sepa, pocos serán, el estadio Lluís Sitjar, con 70 años de vida en sus paredes, es símbolo del Mallorca.

Gran parte de los mejores jugadores de nuestro Club lucieron el escudo en ese césped ahora demacrado, al igual que el resto del estadio, por la dejadez del Mallorca, sin olvidar los grandes logros y gestas que se vivieron allí: ascensos, promociones, competiciones Europeas… Por esos lares pasaron Maradona, Guardiola, Rivaldo, etc. El Lluís Sitjar es historia viva, hasta mañana.

Comparar al Lluís Sitjar con Son Moix es equivalente a hacer lo mismo entre Eto’o y Paco Sanz, un desequilibrio claro. De la frialdad actual, en gran parte por las pistas de atletismo, a ese calor infernal del Lluís Sitjar cuando se copaba para las grandes ocasiones, con el público encima de los jugadores, unos mallorquines con ánimos e ilusión por animar, una gran familia con momentos míticos como correr por la banda tras el linier. Eso era el Sitjar, una familia, una estadio clásico, una atmosfera increíble e irrepetible.

De abuelos a padres, de padres a hijos. Esa es la cadena del mallorquinismo en el Sitjar, un foco de sentimiento barralet que pasaba de generación en generación. ¿A quién no le llevaban de pequeño al estadio y quedaba enamorado del colorido y el ambiente y se confirmaba a sí mismo: “Papá, soy del Mallorca”? Fuente inagotable de mallorquinistas en un barrio futbolero como Es Fortí, y no en un polígono como Son Moix, los partidos del Mallorca eran una fiesta, símbolo de unión en las vacas flacas y en las gordas.

Gracias por tanto estadio Lluís Sitjar. Siempre en nuestra memoria. Som i serem Fills d’es Sitjar.

5 thoughts on “Som Fills d’es Sitjar

  1. Con esta acción ya terminan de destrozar los sentimientos y la historia de nuestro equipo nos dejan sin la casa de nuestras historicas tardes de gloria y pena pero bueno eso no le importa a esta panda de buitres y chupa sangres que no hace mas que dia tras dia hundirnos y sentirnos mas tristes.
    Visca el mallorca
    Y los mallorquinistas

  2. Yo podre decir q estuve en los vestuarios y cesped del Lluis Sitjar, hace unos años cuando la cerradura estaba forzada.
    ¡ya tengo la entrada para ver el mallorca en el campo del betis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *