Segunda División al estilo Hotel California

Decían los Eagles al comienzo de Hotel California: “En una autopista desierta y oscura…”. El Mallorca, se encuentra actualmente en una autopista desierta y oscura. Lo que parecía que sería una panacea y un paseo, se ha convertido en una buena pesadilla. Esa segunda división que te retiene, en la que sobrevivir está considerado todo un logro. Esa segunda división que te retiene, de la que tanto cuesta salir.

La situación actual no podía ser más mala, vigésima posición con tan solo 19 puntos y, dando una imagen pésima en los últimos partidos. Otra regla que parece no haberse cumplido es la de: A entrenador nuevo, victoria segura. No solo no hemos olido la victoria, sino que venimos de perder 3-1 en Soria. El efecto Olaizola parece no haber funcionado… al menos, por el momento.

Después del descanso navideño, empieza la hora de la verdad. Treinta y un días para sanar al paciente y sacarlo de la UVI. El mercado de fichajes está en marcha. Y éste, es el decisivo. Ha llegado la hora de arreglar el desastre. Los precedentes no invitan demasiado al optimismo: Racing de Santander, Hércules, Recre o Murcia. Todos ellos en Segunda División B. Después de tantos años salvándonos en la última jornada, estamos a las puertas de la segunda vuelta en posición de descenso. Nada nuevo bajo el sol.  La necesidad de incorporar revulsivos parece vital e imprescindible.

El Mallorca seguirá en una autopista desierta y oscura. La cuestión es: ¿podrá salir de ella? Los Eagles lo tenían claro: Nunca podrás salir. Esperemos que el no poder salir no implique un descenso y signifique una permanencia en esta competitiva división.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *