Seamos inconformistas

Banquillo mallorcaEl Mallorca se ha dado de bruces con la realidad tras tres empates consecutivos y, sobre todo, dos lesiones de gravedad que mantendrán a los dos extremos titulares, Ferran Giner y Lago Junior, fuera de combate durante muchos meses e incluso toda la temporada en el primer caso. Fue hablar en medios de comunicación sobre la extraña circunstancia de no haber existido ningún tipo de lesión en el Mallorca durante lo que se llevaba de temporada y acontecer el drama actual.

Es innegable que hablar de crisis en el conjunto bermellón es una tontería estando imbatido en primera posición, con nueve puntos de ventaja sobre el segundo. Pero no somos intocables. Ha existido cierto debate en el seno de la afición sobre la necesidad o no de fichar durante el mercado invernal tras los recientes contratiempos.

El bando contrario a la opción de fichar, o al menos a su obligatoriedad, esgrime como argumento la situación holgada y contundente en que se encuentra el Mallorca. Su base es la existencia de una plantilla larga, sólida y competente como para afrontar los contratiempos. Bien, pues yo reniego.

No debemos ser extremadamente conformistas porque caeríamos en el peligro de no avanzar. El fútbol es caprichoso y el azar podría deparar más lesiones (esperemos que no, toquemos madera) o sanciones en momentos críticos donde la temporada está en juego. Sí, recordemos que se deberán jugar sí o sí unos play-off donde nos va la vida.

Con todos mis respetos, pero afrontar media temporada con Pol Roigé y Bryan Reina de titulares, James y Rufo en el banquillo, mientras Cedric es el recambio de los delanteros me genera un temor y desconfianza importantes. Para rivales de menor entidad sí pueden ser perfectamente válidos, pero en partidos claves debemos gozar de seguridad y garantías que impongan respeto al rival, no siendo el caso. Además, cualquier problema con alguno de los delanteros titulares dejaría una situación muy preocupante.

Por ello apelo a la inconformidad, fichemos y bien. Seamos inconformistas y queramos más, no meras comparsas sino jugadores diferenciales. No basemos solo en el presente nuestras perspectivas de futuro. No podemos arriesgarnos a estar un año más en Segunda B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *