RCD Mallorca 3-0 Real Zaragoza: El latido del renacido

Mallorca - Alcorcon 2018-19Foto: LaLiga

El Mallorca ha pegado un golpe de autoridad sobre la Segunda División después de haber cerrado su 31ª jornada goleando sin piedad por 3-0 a un Real Zaragoza que se hunde en la tabla. Los hombres de Vicente Moreno supieron aguantar las embestidas blanquillas cuando llegaron para acabar aprovechando sus ocasiones cuando llegaron para decantar la balanza de su lado, lo que permite impulsarse hasta la equidistancia entre 5º y 7º clasificados, al dulce cobijo del play-off, que arropa como nunca a los bermellones. Por primera vez sin la excusa de los cincuenta puntos, los locales demostraron que nada ha cambiado, que hace tiempo que el objetivo ya va siendo otro.

Mallorca y Zaragoza se plantaban en Son Moix con un denominador común, que no era otro que el de jugar en lunes siendo conocedores de los resultados de los nueve partidos previos. Estos, como el año en general, habían caído de manera distinta en la isla, a un punto de play-off, que en la ciudad del Ebro, que veía cómo las posiciones de descenso se acercaban y era superada por dos equipos. Los maños estaban radicalmente más necesitados y salieron valientes sobre el verde, conscientes de que se encontraban en una de las peores plazas en las que torear pero con una contundencia seria que puso en apuros a Reina.

A pesar de que el rendimiento blanquillo fuera notable, el dominio real del encuentro estaba siendo para los bermellones, que en el minuto diez de encuentro verían la primera ocasión de su lado, con un remate de Lago que por poco pararía Cristian. Esto se condimentaría con la peor de las noticias posibles para los de Víctor Fernández, quien al primer cuarto de hora tendría que gastar su primer cambio por la lesión de Dorado, la consecuencia de unos primeros quince, y hasta veinte, minutos cargados de interrupciones y hombres al suelo. Estos serían truncados por dos llegadas consecutivas, de Pombo y Budimir, que sirvieron para empezar a hacer reaccionar a ambas aficiones, hasta el momento con pocos motivos para estar enganchadas.

Lo cierto es que la primera parte tampoco dejaría grandes actuaciones para la memoria colectiva, empantanada en un juego sucio de faltas sin tarjetas. No sería hasta el cuarenta cuando volvería a verse una acción de peligro, cuando Budimir con la derecha intentaría batir al arquero visitante. Pero el premio más dulce está reservado para circunstancias especiales, o más bien incomprensibles, puesto que al borde del minuto cuarenta y siete sobre dos de añadido el Mallorca se adelantaría con un testarazo de Raillo, que se encontraba en el punto de penalti como punta habiendo desplazado a Budimir, a asistencia de Lago Junior. Algo tan incomprensible como productivo y liberador, puesto que nada da más impulso al éxtasis que un gol al límite, tan desequilibrante.

El tanto había hecho volar todas las charlas del descanso, y esto jugaba en contra de los aragoneses, que se veían en la obligación de remontar con una capacidad de reacción récord. Eguaras e Igbekeme hicieron una demostración de fuerza en los primeros compases de segunda mitad, que sería continuada por las dos principales referencias ofensivas de los visitantes, Pombo y Linares, antes de que entrara Álvaro Vázquez con veinticinco minutos por delante como última solución. Para entonces el Mallorca solo había gastado un cartucho, dando entrada a Aridai por un Leo Suárez otra vez decepcionante.

El Zaragoza seguiría siendo el dueño del encuentro, y el propio Álvaro tendría la mejor de las ocasiones, con un zapatazo desde la banda derecha que se perdería pegado a la red. Tanto que por un momento fue difícil vislumbrar por qué lado había impactado. Pero desde entonces todo cambió: la entrada de Abdon y la expulsión de Nieto fueron el revulsivo necesario para que las tornas volvieran a invertirse y el Mallorca recobrara la batuta que le pertenecía. En el setenta y cuatro Abdon desde lejos del área avisaría, más que nada para no ser traidor, porque tres minutos después una recuperación de Salva Sevilla en tres cuartos acabaría en las botas del de Artà, que batiría desde la media luna a Cristian con un disparo escorado hacia la izquierda.

El partido quedaba sentenciado y parecía que ya solo quedaban por confeccionar los detalles del acta, que Aridai se encargaría de pulir, también en dos tiempos: primero con una gran carrera desde su casa que acabó con su disparo blocado y después, a los cinco minutos del 2-0, aprovechándose de un pase de Lago para fusilar a gol incluso con un margen nulo estando escorado a la izquierda como le había dejado el devenir del cuero. De esta manera quedaba totalmente rematado, y por dos suplentes venidos a menos como Abdon y Aridai, un partido que sirve para afianzarse en posiciones de promoción y para tener ya a tiro de piedra la cuarta posición, que se encuentra ya a solo tres puntos.

El Mallorca afronta ahora cuatro semanas que deben servir para consolidar sus aspiraciones y, siempre, mirar hacia adelante sin autoimponernos metas. A los tres puntos asegurados del Reus le sucederán la salida a Soria y la visita del Rayo Majadahonda, todo esto, pero, después de este próximo domingo haber visitado al colista. Con esto, el rival de mayor envergadura en estos cuatro partidos es el 14º clasificado, por lo que sobre el papel se plantea un buen terreno para hacer acopio de puntos y llegar a Málaga con una fortaleza infragmentable. Lo bonito del fútbol es que lo que está en el papel raramente traspasa con validez el primer minuto, y todos los de arriba lo han venido saboreando estas últimas jornadas. Que venga quien quiera, pero que sepan que hemos perdido el miedo.

Ficha técnica del RCD Mallorca 3-0 Real Zaragoza

R.C.D. Mallorca: Reina; Sastre, Valjent, Raillo, Estupiñán; Dani Rodríguez (Stoichkov, 84′), Baba, Salva Sevilla; Leo Suárez (Aridai, 60′), Budimir (Abdon, 72′), Lago Junior.

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Delmás, Guitián, Dorado (Álex Muñoz, 16′), Nieto; Javi Ros (Álvaro Vázquez, 68′), Eguaras, Pep Biel, Jorge Pombo (Soro, 59′), Igbekeme; Linares.

Árbitro: Óliver de la Fuente Ramos (Comité castellano-manchego) amonestó a los locales Budimir y Sastre y al visitante Eguaras. Expulsó por doble amarilla al zaragocista Carlos Nieto.

Goles: (1-0): Antonio Raillo, 45′; (2-0): Abdon Prats, 78′; (3-0): Aridai Cabrera, 83′.

Incidencias: Partido correspondiente a la 31ª jornada del Campeonato de Liga de Segunda División, disputado en Son Moix ante 7.800 espectadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *