Los pusilánimes de la Romareda

El sábado, después del partido ante el Zaragoza, me fui a dormir pensando: “ahora sí que sí, somos de Segunda”. Al día siguiente me levanté con mi espíritu mallorquinista por los suelos, pisoteado por todas las decepciones vividas esta temporada.

Pero esta mañana ha sido diferente, me he levantado esperanzado, porque creo que aún tenemos posibilidades, aunque sean ínfimas. Y buena culpa de este cambio es responsabilidad del reportaje que se emitió ayer en IB3, “Els herois de Mestalla”, un documental que hizo ascender mi espíritu bermellón, mi “mallorquinidad”. Si aquel equipo, con dos jugadores expulsados y dos lesionados, estuvo a un penalti de llevarse la Copa del Rey ante el todopoderoso F.C. Barcelona, ¿por qué no podría conseguir el Mallorca actual una hazaña similar?

Quizás me responderéis que hay una diferencia abismal entre aquella plantilla y la actual. Y es verdad, pero no hablamos sólo de una diferencia de calidad, sino sobre todo de una diferencia de actitud, ahí está la clave. Somos el Mallorca, y somos conscientes de que cada año tenemos posibilidades reales de descender, pero por lo menos podríamos hacerlo con dignidad.

Además, me parece lamentable que ningún miembro del actual Mallorca fuera al preestreno del documental. Me gustaría saber cuantos de ellos invirtieron un pequeño porcentaje de su tiempo en visionarlo, o mejor no, seguramente nos deprimiríamos. Pero creo que Manzano tendría que ponérselo a todos los jugadores, y de paso preguntarse lo siguiente: ¿por qué los aficionados recuerdan con más cariño aquella final que la que sí se ganó en 2003?

Esa es otra buena pregunta: ¿por qué el Mallorca de Cúper enganchaba tanto?, ¿por el éxito? No creo, cuando el Mallorca de Manzano luchaba por meterse en Champions no veíamos tanto sentimiento bermellón. Entonces, ¿por el hecho de ser un recién ascendido?, ¿nos hemos acostumbrado ya a estar en Primera y no lo valoramos lo suficiente?

Quién sabe, puede que un descenso sea beneficioso para el club a la larga, puede que se recupere el espíritu mallorquinista. O también puede ser que el Mallorca acabe en Tercera, o desaparezca, quién sabe. Pero mientras quede un solo aficionado bermellón, un solo recuerdo teñido de rojo y negro, el Mallorca no morirá nunca.

2 thoughts on “Los pusilánimes de la Romareda

  1. ¿Esto es bueno o malo para el partido del domingo?

    Barkero acusa a Munúa, Ballesteros, Juanfran y Juanlu de dejarse perder por dinero tras la derrota ante el Deportivo de la Coruña y pide marcharse del club

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *