Girona FC 1 – 0 RCD Mallorca: A seguir sufriendo

Partido aburrido el disputado entre Girona y Mallorca. Los locales, disfrutando apenas de dos ocasiones, lograron un gol merced a un dudoso penalti cometido por Héctor Yuste en el inicio de la segunda parte. Los catalanes supieron administrar perfectamente la ventaja y consiguieron tres puntos que les permiten seguir vivos en la lucha por el play-off. En cambio, el Mallorca se complica la vida y deberá seguir sufriendo. Los visitantes apenas inquietaron la portería rival y en la única ocasión clara que tuvieron, Becerra respondió magistralmente.

Ficha del partido

Partido perteneciente a la jornada 39ª de la Liga Adelante.
Fecha: sábado, 21 de mayo a las 18,00 h.
Estadio Municipal de Montilivi. (9.286 localidades)
Girona FC: Becerra, Alamo (Maffeo, 73′), , Kiko Olivas, Richy, Lejeune, Clerc, Pere Pons, Amagat (Alcaraz, 53′), Borja, Cristian y Lekic (Sobrino, 64′).
RCD Mallorca: Wellenreuther, Campabadal, Aveldaño, Yuste, Oriol (Company, 80′), Damia, Sissoko, Salomao (Brandon, 60′), Lago Junior, Pereira (Acuña, 67′) y Ortuño.
Árbitro: Cordero Vega (Comité cántabro). Amonestó por parte de los locales a Javi Álamo, Borja García, Pere Pons y Maffeo; y por parte de los visitantes a Héctor Yuste, Brandon y Aveldaño.
Goles: 1-0, 46′, Cristan Herrera de penalti.

Resumen

El Mallorca empezó el partido con intensidad pero con poca intención, perjudicado por un fuerte viento en contra y con el objetivo, muchas veces frustrado, de ganar terreno mediante las subidas de Oriol y Campabadal. Mientras el Girona intentaba crear peligro por las bandas, buscando centros y balones largos para sus referencias ofensivas: Lekic y Cristian Herrera. En el minuto 15, en un intento de gol olímpico, los locales estallaban un balón en el larguero. Diez minutos más tarde, el Mallorca realizaba su primer disparo a puerta mediante un inocente lanzamiento de falta de Oriol que acababa en las manos de Becerra. Pereira, Lago, Salomao y Ortuño apenas entraban en juego. Los bermellones empezaron a recular e intentar buscar peligro mediante algún contraataque.

En el minuto 33 el Girona disfrutaba de otra buena oportunidad que finalmente tapaba Héctor Yuste, el centrocampista reconvertido a central era quien sostenía a su equipo en defensa. Cinco minutos más tarde, llegaba otra ocasión de los visitantes en un contraataque: tras una buena combinación entre Pereira y Salomao, finalmente Sissoko remataba demasiado alto. Llegábamos así al final de la primera parte.

En el segundo tiempo era el Mallorca quien tenía el viento de favor, pero no las decisiones arbitrales. Antes de que se cumpliera el primer minuto, el árbitro señalaba un dudoso penalti de Yuste sobre Borja García. Cristian Herrera no fallaba y lograba el 1-0. Jarro de agua fría para los de Vázquez nada más salir del vestuario. El Girona no se conformaba con el resultado y seguía atacando, mientras que los visitantes apenas inquietaban la portería de Becerra. Para intentar revertir esta situación y tras haberse cumplido el primer cuarto de hora, Vázquez daba entrada a Brandon por un inoperante Salomao. Siete minutos más tarde se produciría un nuevo cambio, esta vez se sentaba Pereira para dar entrada a Acuña. El Mallorca prescindía de jugadores de banda para introducir a jugadores de finalización, pero el problema no residía en el acierto de cara a puerta, sino en la construcción.

El Girona se dedicaba a hacer pasar los minutos, haciendo patente su fortaleza en defensa. El Mallorca también demostraba su incapacidad ofensiva. Aunque en el minuto 77 el guión podía haber cambiado por completo: los bermellones disfrutaban de una falta a favor y tras colgar el balón al área, el remate de Ortuño se encontró con una gran parada de Becerra en la que fue la ocasión más clara para los visitantes.

A falta de diez minutos para el final, Company entraba en el terrero de juego por Oriol. El partido finalizaría sin más ocasiones y con la sensación de que se perdió una buena oportunidad para salir de los puestos peligrosos. El Girona apenas inquietó, pero un dudoso penalti bastó para inclinar la balanza. El Mallorca mostró muy poquito y no puso toda la carne en el asador. Ahora, se convierte en imprescindible ganar el próximo martes al Elche.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *