El alma de la nave bermellona

La LFP ha anunciado esta tarde que a partir de la jornada 25 de la presente Liga Adelante todos los partidos serán televisados y en abierto. Buena noticia, pensarán. A priori, es innegable que es una excelente nueva; se acabó el tener que vivir en una agonía por no saber si retransmitirán el partido de tu equipo, y el tener que estar colgado de la radio con más imaginación que visión. Se acabó, por tanto, a priori es una buena noticia.

Los mallorquinistas somos animales de costumbres. Es una generalización precipitada, pero es así, la gran mayoría de los aficionados bermellones estamos guiados por tradiciones: si llueve, nos quedamos en casa; si hace frío, en casa; si las entradas son muy caras, en casa… Y podríamos seguir hasta crear una interminable lista de excusas y vicisitudes que nos hacen dejar de ir a Son Moix. La comodidad ante todo.

A veces, resulta imposible creer en este equipo, pero una gran parte del espíritu que mantiene vivo a nuestro equipo de muertos vivientes, somos los aficionados, los condicionales y los incondicionales, los jóvenes y los no tan jóvenes. Todos, porque para nosotros la comodidad se encuentra en casa, y nuestra casa es Son Moix.

Y empujamos, seremos pocos pero empujamos, como en aquel 6-1 contra la Real Sociedad en Copa o aquellas victorias agónicas contra los grandes de la Liga con goles de Arangos, Varelas y demás. Empujamos. Y este hecho debe ser el pilar de nuestra fe, el pilar de la afición, no nos dejemos llevar por la comodidad, porque desde casa no se te erizan los pelos al escuchar el «Real Mallorca Ale alé», desde casa no puedes hacer la ola, desde casa no puedes increpar al árbitro, no se puede. ¿Qué más dará que retransmitan el Mallorca cuando juega en casa?

«Qué bien, al fin tendremos al Mallorca por la tele, no hará falta pasar frío». No. No dejéis que esta sea la actitud. Somos el viento que tripula el alma de nuestro barco, de nuestra nave rojilla, y tengamos una cosa bien clara, un barco con brisa no navega, simplemente se deja llevar…

5 thoughts on “El alma de la nave bermellona

  1. Menudo artículo, se me han puesto los vellos de punta, llueva, truene, nieve o haya 40°C a la sombra voy a ser el primero en estar ayudando al equipo en el estadio, no pienso ver por la tele ningun partido de local, todos tenemos que empujar al equipo para alcanzar los objetivos puestos! Amunt mallorqueta!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *