Ejercicio de responsabilidad: Entre la incredulidad y la indignación

Entre la incredulidad y la indignación. Unas palabras que describen lo visto esta tarde en Son Moix. Una vergüenza de partido, que se suma a los dos errores de Albert Riera y Pau Cendrós. Es hora de hacer un ejercicio de responsabilidad. Miquel Soler debe ser cesado inmediatamente. Quedan 9 jornadas. No es momento de buscar dramatismos, sinó de ponerse a trabajar. El Nanu, ha fracasado esta temporada, y se demuestra con 1 solo punto de los 15 últimos.

Con Karpin no jugábamos a nada. Con Soler tampoco. El pelotazo limpio no puede ser la base del juego durante los 90 minutos. Al menos si queremos empezar a ganar partidos y buscar solvencia en nuestro juego.

Pero la responsabilidad e incluso la culpa, no es tan solo del Nanu, sinó también de los 11 futbolistas que estaban sobre el terreno de juego. La falta de concentración de los jugadores es máxima, los nervios también, y revertir esta situación costará mucho, sin ninguna duda. Al fin y al cabo, estos mismos jugadores serán los que lucharán por mantener la categoría.

Es hora de hacer un ejercicio de responsabilidad. La tarea será del próximo entrenador (porque lo habrá, tarde o temprano), de los jugadores, de la directiva, e incluso de la afición. Si realmente queremos a nuestro club. Si realmente queremos llegar al Centenario de la entidad bermellona toca hacer cambios. Porque a día de hoy, la situación es desastrosa. Y así se ha demostrado hoy en el campo.

One thought on “Ejercicio de responsabilidad: Entre la incredulidad y la indignación

  1. No siempre echar al entrenador es la solución, pero sí es la más rápida y la única factible… lo mejor sería dejar sin sueldo a los futbolistas… así esprintarían

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *