Chango Díaz: El «Pelé blanco» jugó en el RCD Mallorca

El Pelé blancoHoy vamos a hablar de Luis Alberto Díaz Rebaneira, conocido futbolísticamente como “Chango”, apodo que tiene que ver con el modo en que los argentinos, especialmente los norteños, se refieren cariñosamente a los niños. Muchos quizá no hayáis oído hablar de él pero, en su momento, coincidiendo con su llegada a la isla, revolucionó a la habitualmente pausada afición mallorquinista, que encumbró a los altares a este delantero argentino, de forma tan rotunda como a la postre pasajera.

La llegada de «Chango» Díaz al Real Mallorca

El «Chango» Díaz aterrizó en Mallorca en el verano de 1971 para tratar de capitalizar los goles de un equipo que buscaba recuperar un hueco en la máxima categoría del fútbol español. Llegó procedente del San Lorenzo de Almagro, uno de los grandes del fútbol argentino, si bien había estado cedido previamente en varios equipos, entre los que cabe destacar al Peñarol de Montevideo, uno de los clubes más prestigiosos de Sudamérica. Su puesta de largo oficial como futbolista barralet no podía resultar más atractiva: un amistoso contra el Liverpool en un Lluís Sitjar casi lleno y ávido por agarrarse a algún motivo para creer que el ascenso era posible. Aquel día resultó ser espectacular y acabó ocurriendo algo que ni el más optimista podía presagiar: «Chango» marcó tres goles y disparó la ilusión del mallorquinismo que, después de la exhibición que acababa de presenciar, lo bautizó sin ningún tipo de rubor como el «Pelé blanco«. Sin embargo, las luces pronto devinieron en sombras por culpa de un embrollo federativo. La directiva del Club, presidido en aquella época por Juan de Vidal y Salvá, el polémico Barón de Vidal, trató de usar una artimaña para eludir la normativa, que prohibía que futbolistas foráneos jugaran en Segunda División. A pesar de los intentos por convertirlo en oriundo (procedimiento muy usual por medio del cual se trataba de hacer valer un supuesto pasaporte español de algún familiar cercano para que el futbolista en cuestión no fuera considerado como extranjero), el caso acabó por enquistarse y, después de haber tenido que ir cedido un tiempo al Peñarol, no pudo debutar con el RCD Mallorca en partido oficial hasta la temporada siguiente, concretamente el 24 de septiembre de 1972, en el campo de la Cultural Leonesa. El balance final del «Chango» como mallorquinista fue de 52 partidos oficiales (47 de Liga y 5 de Copa) y 8 goles, una cifra muy alejada de las expectativas que se formaron un año antes tras el partido frente al Liverpool.

El día en el que «Chango» Díaz se sinceró ante la prensa

Años más tarde, como recuerda el periodista Miguel Vidal en su libro sobre la historia del RCD Mallorca, el «Chango» confesó en una entrevista al diario Última Hora lo siguiente:

“Cuando yo leía en los periódicos que me llamaban el ‘Pelé blanco‘, me asustaba de tanto bombo, porque había jugado contra ‘O Rei‘ y era imposible parecerse a él, además de perjudicarme la comparación, puesto que todos esperaban demasiado de mí”.

El caso del “Chango” es paradigmático, uno de tantos otros en los que un futbolista que a priori está destinado a marcar diferencias acaba marchándose con más pena que gloria. En su caso, es obvio que jugó en su contra haber empezado tan bien en su primer partido, lo que provocó que surgieran unas expectativas desmedidas que finalmente no pudieron cumplirse, con la consiguiente decepción entre aquellos que tanto se habían ilusionado. Aunque siempre quedará como anécdota que en el Mallorca jugó, aunque de manera más simbólica que real, el denominado “Pelé blanco”.

Obituario: “Chango” Díaz falleció el 2 de diciembre de 2012 a la edad de 70 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *