El reto de «El cuarto delantero»

Año 1990, Camp Nou, Barcelona – Mallorca. Ezaki Badou, legendario portero marroquí trata de concentrarse bajo palos. En frente de él, a tan sólo once metros, se sitúa uno de los mejores especialistas de la historia en lanzamiento de golpes francos y penas máximas, el neerlandés Ronald Koeman. Coge carrerilla y trata de batir al portero barralet.

No, no me he olvidado de acabar esta historia. Al final cobrará sentido.

El Real Club Deportivo Mallorca es un club que siempre se enfrenta a retos exigentes. Un equipo que ha tenido ciclos positivos, por ejemplo el de finales de los 90 e inicios del nuevo milenio, y negativos, como el que transcurrió entre 2012 y 2017.

Continuar leyendo «El reto de «El cuarto delantero»»

Reflexiones sobre el descenso a Segunda B

Final. 2-2.

Era evident. Es veia venir. Hauria d’estar assumit però… Escalfor a n’es ulls. Llàgrimes. Plors desconsolats. Dolor. Pena. Desconsol. Tristesa. No puc aturar.

No és el primer pic que plor pel Mallorca. No serà es darrer. Avui són, però, ses llàgrimes més amargues que mai han vessat es meus ulls mallorquinistes.

Tota una vida barralet. 34 anys de sang vermella i negra. El Mallorqueta m’ha donat molt més del que jo mai podré tornar-li. M’ha fet companyia sempre. Alegries, emocions, emprenyadures i disgustos. L’estim perquè forma part de mi, del meu ser. Si el Mallorca s’apaga, s’apaga una part de sa meva alegria.

Avui he plorat. I encara plor. Per molts motius. Moltíssims. I quan més he plorat ha estat quan mirava a nes meu petitó, en Jaume Jr. I plorava per pura NOSTÀLGIA del que he viscut amb el Mallorqueta i que jo volia que es meu petit pogués viure quolque dia. Perquè volia transmetre a n’es meu fillet aquest sentiment únic d’orgull barralet.

Continuar leyendo «Reflexiones sobre el descenso a Segunda B»

La chica del metro

Cuando eres estudiante y vives en una ciudad como Madrid, el transporte público se vuelve necesario en tu día a día. Un cruce de líneas que atraviesan el subsuelo en un recorrido infinito. Un cruce de cientas de historias de miles de pasajeros que cada día recorren en modo automático el mismo trayecto. El mismo gesto para pasar el abono por los tornos, para abrir las puertas del metro, incluso para buscar con la mirada un asiento que te haga más ameno el viaje.

Pero hay días en los que no todo es monotonía. Continuar leyendo «La chica del metro»

El Apunte: Un Mallorca Respetado

‘’Abrí el armario y me atavié con la bufanda verde. Era una tarde fría en Pamplona y esas nubes negras que veía desde la ventana hacían prever otro chaparrón de febrero acompañado de derrota. Desde hacía tiempo venía sospechando que las tormentas significaban partido perdido. Igual también tenía algo que ver el hecho de que mi equipo llevaba 14 derrotas en 22 partidos, pero a esas alturas prefería pensar antes en una maldición del clima que en la inferioridad respecto al resto de conjuntos de la categoría.

El pabellón estaba expectante ante una nueva oportunidad de conseguir la novena victoria de la temporada ante el Barcelona Lassa B, el filial del Barcelona, pero una canasta final de los azulgrana borró las esperanzas sembradas hasta los minutos finales del encuentro.

Tras el pitido final y para sorpresa de todos, el ‘’speaker’’ pidió que nadie abandonara el recinto.

Desde el Basket Navarra Club, tenemos una gran noticia que daros, la entrada de un nuevo accionista en el club. Alguien a quién seguro que todos conocéis. Francés, delantero y leyenda del fútbol mundial. ¡Nos complace anunciar al gran Thierry Henry como nuevo accionista del Navarra!

Continuar leyendo «El Apunte: Un Mallorca Respetado»

El sueño que se convirtió en pesadilla

Llevaba puesta la camiseta del Centenario. Ya nadie le miraba mal desde el ascenso del Mallorca. Llevar la zamarra bermellona había dejado de ser un motivo para avergonzarse después de aquel gol de Ortuño en la final del play-off de ascenso contra el Zaragoza. El carro volvía a estar lleno, y él, con aquel escudo sobre su corazón, sonreía enérgicamente cada vez que alguien le gritaba por la calle ‘’Força Mallorca!’’.

La calle olía a ilusión y un poco a rancio, ya que tampoco era difícil encontrar a aquel mallorquinista que no lavaba la camiseta desde la final de Elche ‘’para no perder la esencia del partido’’. Pero sobre todo a ilusión. Cualquier ‘’pachanga’’ de amigos tenía por lo menos 2 o 3 camisetas con Óscar, Acuña o Lago Junior a la espalda. Los bares habían vuelto a sacar las banderas y las bufandas del almacén para colgarlas por las paredes. Los pósteres de Fernando Vázquez con la gorra de ‘’Mallorca 1916’’ eran la sensación en las habitaciones de los jóvenes mallorquinistas. Incluso los coches habían vuelto a poner la pegatina del dimonió que rezaba el famoso ‘’Jo sóc soci, jo faig mallorquinisme’’.

Continuar leyendo «El sueño que se convirtió en pesadilla»

El Apunte: La vuelta a Acrollam

‘’Ahora vete con cuidado, las ganas de volver te irán acompañando’’

Nunca pensó que tan pocas palabras pudieran doler tanto. Cerró la puerta con cuidado y se encaminó, maleta en mano, a la frontera de Acrollam.

No dejaba de darle vueltas a los motivos por los cuales se había llegado a esta situación. Él, un teniente siempre fiel a su patria, había sido desterrado por una serie de derrotas en diferentes batallas y, por el momento, su país ya no le necesitaba. Era la cabeza de turco. Sabía que pronto encontraría a alguien que le reclutara para sus filas, por su experiencia y sus dotes curtidos en miles de batallas. Sin embargo, sentía aquel paradisíaco lugar como su casa y, en esos momentos sólo quería averiguar cómo adelantar el tiempo, a fin de poder volver cuanto antes, cuando ya todo el mundo hubiera olvidado los motivos de su marcha.

Ahora le tocaba despedirse. No iba a alzar la voz contra ninguna de las decisiones tomadas, no iba a dar ningún portazo al salir. Ni siquiera pretendía discutir la decisión. Acatar y esperar. Iba con su forma de ser y su carácter.

Y llegó lo inevitable. En un mundo sumido en un constante vaivén de guerras, se produjo aquello que tantas pesadillas le había provocado. Añuroc, el país que le había acogido en su ejército, le había declarado la guerra a Acrollam.

Continuar leyendo «El Apunte: La vuelta a Acrollam»

Infiltrados: la huelga que me llevó a conocer a Manzano

Un 4 de febrero de 2013, con el Mallorca sumido en una posición baja de la tabla de Primera División, saltaba la noticia: Gregorio Manzano volvía al Club para, como en otras muchas veces, salvar la categoría. Tras la última etapa del jienense en la isla, desde luego que fue una sorpresa para muchos. Sin ir más lejos, Goyo aún tenía una denuncia interpuesta al Mallorca, por lo que fueron muchos los detractores de esta contratación. Era un lunes por la tarde, y, al haber acabado ya la jornada de instituto, ardía en deseos de que fuera el día siguiente para comentar con los compañeros de clase semejante acaecimiento.

Corrían también tiempos convulsos en mi colegio, que afrontaba desde hacía un par de días jornadas de huelga por parte de los profesores. Pero allí estábamos los alumnos valientes, a sabiendas de que muchas clases podrían ser canceladas. Y así, a raíz de asistir al instituto aquel 5 de febrero de 2013, fue cómo empezó todo.

Continuar leyendo «Infiltrados: la huelga que me llevó a conocer a Manzano»

Rojo y Negro es mi corazón: Una mirada apasionada sobre la historia reciente del Mallorca II: Mi amigo Coco y Serra Ferrer

Mi amigo Coco es un bético de manual: apasionado por su “Beti”, con un humor fino y socarrón a prueba de bombas y de descensos y una sentencia futbolera para cada ocasión que se tercie. Dotado de una cabeza grande y bien amueblada, lo que explica el mote cariñoso por el que le conocemos sus numerosos amigos, y dueño de un corazón todavía más grande.

Coco y yo fuimos compañeros en la “mili”, que él cumplió a un paso de su novia y del equipo de sus amores y yo a 200.000 mil leguas -con mar por medio- de una y de otro. Nuestra amistad se fue forjando en frases cruzadas los domingos por la noche de vuelta al cuartel, él desde su casa de Heliópolis a dos pasos contados del Benito Villamarín y yo de un piso de fin de semana compartido con una decena de compañeros más en el castizo barrio de Santa Cruz. “Quillo, ¿ka pasao con tu Mallorca?” me preguntaba indefectiblemente. Mi respuesta variaba en función de la catástrofe que hubiera afligido a “mi Mallorca” ese domingo y abarcó ese año concreto una gama amplia de desgracias: desde la caída del muro del Luís Sitjar, que provocó heridas en varios aficionados tras un gol del Pichichi de este año, “El Polilla” Da Silva, al descenso consumado a final del curso liguero. Y alguna alegría: los dos únicos partidos que presencié en directo al Mallorca aquel año fueron un 0-0 en el campo del Sevilla  y un 3-0 al Osasuna al domingo siguiente estando de permiso. Teniendo en cuenta que en este año nefasto el Mallorca ganó 3 partidos de los 34 de la competición debo ser el aficionado con mejor promedio de aquel año. Ese año la Liga la ganó el Athletic de Bilbao y Coco no tuvo motivo de queja: su “Beti” quedó 5º.

Continuar leyendo «Rojo y Negro es mi corazón: Una mirada apasionada sobre la historia reciente del Mallorca II: Mi amigo Coco y Serra Ferrer»

Rojo y Negro es mi corazón: Una mirada apasionada sobre la historia reciente del RCD Mallorca.

Si en una mañana soleada como la de hoy , te plantas con riesgo de tu integridad física en el centro del solar decrépito que en el corazón de muchos se sigue llamando “Luís Sitjar”, con sus venerables piedras carcomidas por toda clase de vida vegetal, aguzando el oído podrás todavía escuchar un rumor de gritos de alegría que han viajado en el tiempo desde 1969, desde aquel ascenso -efímero- a Primera, o desde el verano de 1989 cuando Gabriel Vidal marca en la prórroga y nos devuelve otra vez a la División de Honor.

Oirás también gritos de rabia e intuirás el sabor salado de las lágrimas porque -el túnel del tiempo nos ha llevado ahora a un año antes, 1988- el Oviedo nos acaba de condenar al que en este momento parece nuestro hábitat natural: la 2ª División. Deslumbrado por el Sol te parecerá ver internarse en el área a Dominguez, a Eto´o, oír a Vulic y a Fradera abroncar a sus compañeros de zaga para que salgan más rápido. El hombre del marcador sube una y otra vez un gol, a veces de Milosevic, a veces del exquisito Diego Tristán, mientras en las gradas despobladas y en peligro de derrumbe total resuena un rugido creciente: “Mallorca, Mallorca”, gritos que en tu imaginación se mezclan con la megafonía anunciando el entrañable “Laccao”.

Continuar leyendo «Rojo y Negro es mi corazón: Una mirada apasionada sobre la historia reciente del RCD Mallorca.»