98 años por los que sentirse orgulloso

El Centenario del Mallorca ha acabado. Después de un año, toca hacer balance de los actos y eventos hechos para conmemorar estos cien años. Suele suceder que cuando ves el día a día de una entidad, de un club o un proyecto, cuesta apreciar la progresión que se realiza en el mismo. Pero, es de mérito reconocer que, tras cien años, la historia mallorquinista está plagada de éxitos. Sin ir más lejos las dieciséis temporadas consecutivas en la primera división del futbol español.

El Mallorca, un club de una ciudad relativamente pequeña, ha sido capaz de aguantar y adaptarse poco a poco a los cambios que se han introducido en el complejo mundo del fútbol profesional. Pero, no podemos olvidar que el equipo bermellón podría ser a día de hoy un club amateur de Tercera División con aspiraciones a subir a Segunda B. Y si no me creéis, comparad los clubes que empezaron a disputar encuentros con aquel Alfonso XIII allá por los años 20. Muchos, o están desaparecidos o se encuentran militando en categorías inferiores. El Mallorca, nos guste más o menos, ha aguantado el tipo. Y, pese a que el año del Centenario –los previos, y con toda seguridad los posteriores– ha sido desastroso, no debemos perder de vista el largo plazo. Para así, poder ir viendo la gran progresión que ha hecho este equipo para consolidarse como el gran equipo de Balears.

Estos últimos años no han sido fáciles. El Centenario parece un colofón triste para una historia tan intensa. Por eso, que este artículo sirva como reconocimiento para toda la gente que ha formado parte de este club. Por toda aquella gente, que ha creído en un proyecto de fútbol y, no solo de fútbol. En un proyecto de cohesión social en Mallorca, con unos valores, que representa una identidad “El Mallorqueta”.

Por eso, hagamos una apología en favor de los que nos han precedido y, ayudemos a construir, entre todos, un proyecto amplio que abarque a toda Mallorca, que sea un referente en Europa. Y así, seguir construyendo 100 años más. Porque para mí, el éxito no reside en tener uno o dos años malos, sino tener 98 por los que sentirse orgulloso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *